Compartir

Después de horas y horas encima del rodillo durante el confinamiento somos muchos los que nos hemos acostumbrado a entrenar por potencia, a seguir sesiones de entrenamiento por series e incluso a recuperar con electroestimulación. Pues, aunque muchos éramos escépticos, los entrenamiento indoor nos han dado esa “chispa” que ahora nos da un puntito extra de gas en las salidas al aire libre. Por está razón, creemos que seguir entrenando de vez en cuando en el rodillo, controlar las salidas con el potenciómetro y recuperar bien son la clave para que tu rendimiento siga creciendo.

RODILLOS SMART o INTELIGENTES:

Los Rodillos Smart o Inteligentes nos ayudan a controlar los entrenamientos pues están conectados a nuestros smartphones/tablets y ordenadores. A través de ANT+ y Bluetooth, permiten registrar entrenamientos e interaccionar con otros usuarios a la vez que programar sesiones de entreno o entrenar en plataformas como Zwift o Bkool. Este tipo de rodillos son ideales para mantener la forma y entrenar de manera controlada pues normalmente nos dan toda la información relevante necesaria para entrenar a conciencia (potencia, cadéncia, velocidad, pendiente, km, etc).

POTENCIÓMETROS

El uso de un potenciómetro tiempo atrás era algo exclusivo de deportistas de élite y centros de preparación física dónde poder realizar entrenamientos basados en la potencia desarrollada por cada pedalada, en lugar de centrarnos solo en el ritmo cardíaco.

El continuo desarrollo de las tecnologías y la aparición de nuevas marcas en el mercado ciclista han hecho que la situación de un giro de 180º y, a día de hoy, cualquier deportista que quiera realizar un entrenamiento serio y efectivo pueda plantearse la adquisición de uno de estos dispositivos.

A continuación os dejamos con 5 motivos por los que deberías plantearte el hacerte con uno para seguir mejorando en tus entrenamientos de ciclismo:

  • Han sido concebidos específicamente para la bicicleta, por lo que tienen funciones más específicas que los habituales pulsómetros, como puede ser la cadencia.
  • Nervios o cansancio pueden alterar nuestro pulso cardíaco sin que eso realmente signifique que estamos entrenando más o menos duro. La medición en vatios que ofrece un potenciómetro es totalmente objetiva y no se ve alterada por factores externos.
  • La inmediatez de la medición de los vatios no se tiene con el pulsómetro y el ritmo cardíaco, por tanto, en entrenos de series cortas (sobre los 20-30 segundos) es totalmente aconsejable regirse por la potencia desarrollada en lugar de por el pulso, pues la frecuencia cardíaca no cambia de reposo a su máximo de un segundo a otro.
  • En ciclistas que justo se inician en los entrenamientos de forma más seria y controlada, la frecuencia cardíaca puede oscilar considerablemente entre los periodos de adaptación y regularización del entreno, y aquellos en los que ya se consiga rodar con un pulso más controlado y estable. Basarnos siempre en los vatios desarrollados, nos permite estar siempre comparando valores absolutos independientemente del periodo de entrenamiento.
  • La actual variedad de marcas y modelos de potenciómetros compatibles con gran cantidad de transmisiones de bicicleta ha causado una tendencia a la baja en los precios y ya no son solo algo para los profesionales. Hoy en día existen opciones muy asequibles para el deportista amateur (y el profesional) que quiera disponer de un potenciómetro de calidad para sus entrenamientos.

 

ELECTROESTIMULACIÓN, COMPEX

La electroestimulación no es para nada nuevo y menos aún en el ciclismo. Es una técnica en la que través de unos electrodos pegados al cuerpo se estimula el músculo mediante pequeñas descargas eléctricas.

¿Sirve para entrenar o para recuperar?
Lo bueno que tiene este sistema es que gracias a la configuración de programas se puede utilizar para fortalecer, hacer recuperaciones activas, calmar dolores, tratar lesiones, etc…

Todos los aparatos Compex ya integran una gran cantidad de programas específicos para cada situación, pero si además estos programas se complementan con algún entrenamiento guiado específico de electroestimulación, las posibilidades aumentan exponencialmente.

El ciclismo es un deporte aeróbico y para entrenar esa capacidad no hay otra manera que poniendo a funcionar corazón y pulmones. Para lo que sí te puede ayudar un electroestimulador es para no perder masa muscular durante esos períodos en los que no puedes entrenar, o incluso complementar entrenamientos cortos con algún programa de fuerza o resistencia. En estos casos la electroestimulación es una aliada perfecta.

Además, de para entrenar, el electroestimulador tiene una función recuperadora que suele ser la más usada. Los modelos disponibles en el mercado incluyen ésta función y aunque pueden tener nombres diferentes, en general todos hacen lo mismo. Eliminan las sustancias nocivas que se generan en los músculos tras el esfuerzo acelerando la recuperación muscular.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*