Compartir

Con la llegada de la Navidad y el Año Nuevo la gran mayoría encontramos momentos para escaparnos, quedar con la grupeta y salir a disfrutar en bici.

Como sabemos que el período se presta a ello (hay que quemar esas comidas navideñas) hoy repasaremos aquellos puntos clave que debemos revisar antes de salir a pedalear. Nunca está de más invertir unos minutos en asegurarnos que todo está en orden para luego estar horas disfrutando encima de la bici.

¡Mejor prevenir que curar!

Presión: Una presión mal ajustada puede ser el causante de problemas en nuestras cubiertas. Recomendamos comprobar la presión con un manómetro, y si no disponemos de él, apretando un poco el neumático con la mano si ya somos experimentados. Recuerda que hace tiempo escribimos un artículo hablando de ello. ¡Échale un vistazo! Una vez comprobada la presión podremos disfrutar con la seguridad de no sufrir pinchazos o accidentes mayores.

Lubricación: Una cadena mal lubricada puede producir ruidos, crujidos y otros problemas en nuestra transmisión. Recomendamos mantener siempre la cadena limpia y engrasada, que además evitará el desgaste y deterioro de otros componentes. Aplica una capa de lubricante en la cadena y ya estarás listo.

Giro de ruedas: Antes de empezar nuestra ruta es recomendable comprobar que las ruedas de la bici no rozan con ningún elemento. Durante una ruta exigente, pueden producirse roces en las llantas que si detectamos a tiempo evitarán males mayores.

Frenado: La revisión y mantenimiento de pastillas, zapatas o circuito hidráulico es uno de los puntos más importantes que concierne a la seguridad y a nuestra propia integridad física. Imagina bajar a toda velocidad por el monte o el asfalto y, cuando toca apretar las manetas de freno, no obtener ninguna respuesta…

Ajuste de tornillos: Comprobar el nivel de apriete en los tornillos de la bici es un proceso muy rápido que sirve para prevenir problemas mayores. Un puño que gira, una tija que baja o un manillar suelto son problemas derivados de un mal apriete de los tornillos encargados de su correcta fijación que podemos evitar con una simple revisión.

Esperamos que con estos consejos tus salidas sean mucho más seguras, y por ende más divertidas.

Nos vemos pronto con un nuevo post. Y recuerda…

NEVER RIDE ALONE

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*