Compartir

Ahora más que nunca es el mejor momento de moverte en bici. Es un transporte seguro que fomenta el estilo de vida saludable y que además ayuda a reducir el transito de vehículos contaminantes en nuestras ciudades y pueblos. Ir en bici al trabajo supone no tan solo beneficios para nuestra salud sino que además es de las mejores armas que tenemos para hacer frente al cambio climático. Así que no esperes más y súmate a la Movilidad Urbana Sostenible.

Si eres de los que ya se han sumado o tienes pensado hacerlo aquí van 8 consejos para moverte en bici al trabajo de la manera más segura:

1- Hazte Visible. Tu seguridad es lo más importante por eso, equípate tanto con luces delanteras y traseras diurnas. A día de hoy existe una gran cantidad de luces que permiten a los ciclistas ser vistos en todo momento independientemente de las condiciones de luz. Las luces de alta intensidad diurnas reforzaran la seguridad a la hora de circular tanto por vías urbanas como interurbanas.

2- Dale Color a tu Equipamiento. Otro elemento clave para tu seguridad es el equipamiento. Intenta utilizar siempre ropa visible (nunca oscura) y si puede ser que sea reflectante. Los colores fluor son los que mayor dan mayor visibilidad por lo que, por ejemplo, puedes equiparte con un casco o chaleco de este color. Recuerda, utiliza SIEMPRE CASCO, es el elemento de seguridad personal más importante.

3- Equipa tu Bicicleta. Puede que tengas que llevar el portátil, la mochila o simplemente una bolsa con tus cosas personales. Puedes usar Portabultos, Alforjas y/o Bolsas para la Bicicleta y un sinfín de gadgets que permitirán liberar peso de tu espalda haciendo el viaje mucho más confortable. Piensa también en otros elementos de seguridad y equipamiento para tu bici tales como Timbres de gran utilidad para alertar tanto a viandantes como a vehículos y Retrovisores que permitirán que controles los movimientos sin tener que perder la carretera de vista. Por último, y a modo de prevención, lleva siempre contigo un pequeño KIT de Herramientas: Lo más importante es una Bomba de Aire de Mano, una pequeña Multiherramienta y un Kit Antipinchazos.

4- Tu Bici siempre Lista. Revisa siempre tu bicicleta antes de salir o una vez vuelvas a cogerla. Chequea la presión de aire en los neumáticos, las luces, los frenos y los cambios. Hacer un mantenimiento periódico de tu bici es una cuestión de seguridad. Además es importante que de vez en cuanto, pases con tu bici por un Taller Profesional, pues los mecánicos ajustaran con precisión tu vehículo y alargarás la vida útil tanto de los componentes como de la bici en general.

5- Se Cívico y Respeta. Las bicicletas son un vehículo y como tal deben circular o bien por el carril bici (lo más seguro y lo ideal) o bien por la vía. Respeta las aceras y a los viandantes. Los ciclistas debemos dar ejemplo. Señaliza tus movimientos; giro a izquierda, derecha y frenado, con anticipación, usa el timbre y no escuches música.

6- Planifica tu Trayecto. intenta coger alternativas seguras como carriles bici o zonas con menos tráfico. Recuerda que hay veces que la ruta más corta no es la más recomendable. Como norma general, las calles paralelas a las grandes vías de circulación te ofrecen la forma más segura de llegar a tu destino.

7- Tranquilidad, esto no es una Competición. Moverte de manera tranquila y ordenada es la mejor manera de llegar al trabajo sin haber sudado. Sal con suficiente tiempo y pedalea suavemente, no hagas sobresfuerzos que te harán sudar más de la cuenta. Puede que tengas ducha en tu empresa y puedas cambiarte de ropa al llegar. Pero si no es así, créenos pedalea suave y sin prisas para llegar fresco y limpio. Una de las opciones más interesantes para evitar los esfuerzos excesivos es  la  bicicleta eléctrica que te ayudará a llegar menos fatigado y en menos tiempo.

8- Protege tu Bici.  Desgraciadamente tenemos que tener muy en cuenta este punto pues en las ciudades sobretodo hay quienes no tienen en cuenta que tu bici es tuya. La situación ideal sería que en tu puesto de trabajo tuvieras habilitado un cuarto con llave para que tú y tus compañeros pudierais dejar vuestras bicicletas. Pero esto no siempre es posible y si tienes que dejarla en la calle te aconsejamos que sigas estos cuatro sencillos pasos para evitar que alguien te la pueda robar: aparca tu bici en un lugar visible tanto para ti como para los viandantes. Evita aparcar en lugares de poca luz, poca visibilidad y poco tránsito de personas.  Utiliza como mínimo dos candados (uno para el cuadro y la rueda delantera y otro para el cuadro y la rueda trasera). Extrae los elementos vulnerables y fáciles de quitar de tu bici como las luces, las bolsas de accesorios, el timbre e incluso el sillín. Por último deja tu bici siempre que puedas en un aparca bicicletas. Además, tienes la opción de contratar un Seguro para Tu Bicicleta. Opción que cada vez es escogida por más ciclistas urbanos.

Y por último, disfruta, haz deporte y cuídate. Ahora es el mejor momento para hacer un cambio y no hay mejor manera que hacerlo encima de una bicicleta.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*