Compartir

Las roldanas o rulinas son unas piezas que van colocadas dentro de la patilla de cambio trasero de la bicicleta. Es una pieza circular dentada, como si fuera un piñón de bicicleta, que permite el paso de la cadena por la patilla del cambio de marchas. Además, también tiene la función de mejorar el paso de la cadena cuando el cambio se desplaza para cambiar de un piñón a otro. Debido a este movimiento la cadena soporta una gran tensión, razón por la que las roldanas deberán ser resistentes para no deteriorarse o partirse algún diente.

 

Normalmente están fabricadas en materiales que no realicen mucha fricción como puede ser PVC tratado específicamente para soportar el desgaste producido por el paso de la cadena. También podemos encontrar algún tipo de rulinas fabricadas en aluminio, para favorecer la resistencia y el peso en casos de bicicletas de carretera donde quieras sacarle peso a todos los elementos posibles de la bicicleta.

Rodamientos cerámicos vs tradicionales

Los tradicionales se suelen fabricar en aluminio y tienen unas bolas de acero situadas de forma radial en el interior del rodamiento. Son muy efectivos y reducen notablemente la fricción en el giro respecto a otros sistemas como los casquillos o cojinetes.

Los cerámicos aportan una mayor suavidad del giro que los tradicionales debido a que tanto las bolas como la pista de rodadura llevan un tratamiento superficial que va a hacer que la fricción se reduzca notablemente. Además, son más duros que los de acero, con lo que la durabilidad aumenta entre un 20% y un 30% según su construcción. Por último, añadir que requieren una menor necesidad de mantenimiento y son totalmente resistentes a la oxidación.

Todos estos puntos justifican la diferencia de precios entre ambos

Mantenimiento

Técnicamente, hay que tener en cuenta que las roldanas pueden favorecer la evacuación del barro y grasa de la cadena o, por lo menos, contribuir a que dichos elementos no se acumulen en la patilla del cambio. De hecho, si estos materiales se acumulan pueden hacer que la cadena no circule adecuadamente y que por tanto, la transmisión no sea todo lo eficiente que puede llegar a ser. Al ser una pieza susceptible de acumulación de tierra y grasa, recomendamos realizar un mantenimiento correcto de esta pieza, sobretodo centrándolo en la limpieza.

-Limpia siempre la grasa sucia que se acumula en sus laterales y que roza contra la propia patilla.

-Limpia el excedente de aceite para que no vuelvan a aparecer acumulaciones de grasa.

-No será necesario  engrasar las roldanas ya que con la propia lubricación de la cadena se consigue el movimiento óptimo.

 

A continuación os dejamos algunas de las roldanas que puedes encontrar en BICIMARKET:

KCNC Ultra Sram X-Sync

KCNC Jockey

Esperamos que este blog os ayude a conocer un poco más este componente tan olvidado por muchos ciclistas.

NEVER RIDE ALONE

No hay comentarios

Dejar una respuesta

*